Logística Digital - ¿Es evidente aún?

Columna: Logística Digital – ¿Es evidente aún?

Cuarentena, un momento en el que se baja la cortina y lo que eran simples papeleos, ahora se vuelven un dolor de cabeza.

Tomamos la decisión de empezar a hacer home office la semana pasada, preparándonos para una eventual cuarentena, cuidando a nuestros seres queridos y aportando a aplanar la curva. Internamente para nosotros fue fácil, más que nada por la actitud de todo el equipo y su adaptabilidad —y eso que no teníamos experiencia con 60+ personas trabajando remoto. Me imagino que muchas empresas tuvieron que empezar a configurar sus VPNs, seguramente algunos hicieron por primera vez la búsqueda en Google de “las 10 mejores aplicaciones para el trabajo remoto” y descubrieron grandes herramientas como Slack, Discord, Hangouts, Trello, Teams, Asana, etc.

Ahora, por muy preparada que esté una empresa, ésta no opera sola sino que dentro de un ecosistema. Acá fue justo donde nos topamos con dificultades: los papeleos propios, inescapables y presenciales del rubro logístico, la corrección y canje del BL, la tramitación documental con entidades públicas (Seremi, SAG), hacer pagos a las navieras, etc.

Esto hace que levantemos una vez más la pregunta ¿Por qué no se ha digitalizado aún el documento de transporte?.

Al parecer no ha sido evidente la necesidad de innovar un documento físico tan utilizado como el BL —que en todo caso, como concepto de “libro mayor” marítimo, tiene como 600 años de historia—, parece que tampoco fue evidente innovar después de gastarnos $40Bn anualmente en mover estos documentos alrededor del mundo (BLs, certificados, etc.). Tampoco parece evidente innovar después del depósito que debes hacerle, como garantía, al carrier si se te pierde tu BL —corresponde típicamente a 3 veces el valor de tu carga y puede llevarte fácilmente la quiebra. Por último ¿Será evidente hoy? Con las dificultades que vamos a vivir ante una eventual cuarentena, en donde todavía quedan entidades públicas por proponer alternativas a presentar la documentación física y original.

Blockchain como posible solución. Para muchos puede ser sólo una base de datos con historial, para otros un fraude o una moda; para mí es tan sólo una tecnología más y como cualquier tecnología, puede ser bien o mal aplicada. En este caso ya mucho se ha dicho sobre su aplicación para la digitalización de documentos y contratos (el BL es un contrato), básicamente cualquier contrato se puede digitalizar en Blockchain y ejecutar cláusulas automáticamente en base a reglas lógicas acordadas —por ejemplo, le transfiero a mi proveedor y se dispara automáticamente una cláusula que me transfiere la propiedad del BL. Pero la verdad, tampoco es necesario tanto para generar un impacto, la solución es harto más simple que un Smart Contract, con tan sólo utilizar Blockchain para almacenar el dueño actual del documento podemos: modernizar trámites, ahorrar miles de millones de dólares al año en couriers, reducir tiempos, prevenir fraudes y la lista sigue.

Bueno, podemos jugar todo el día con tecnologías e innovaciones, pero a la hora de llegar a las entidades públicas nos pega la realidad y tenemos que volver obligados al papel.

Nosotros algo estamos trabajando al respecto (un grano de arena), más adelante en otro post les cuento.

 

Por Álvaro Serrano
Director of Technology
K Group Logistics

Related Posts

Leave a Comment