Esfuerzo tomaría más de tres décadas e implicaría uso de fuentes renovables

La real magnitud de la inversión necesaria para descarbonizar la industria del shipping

Esfuerzo tomaría más de tres décadas e implicaría uso de fuentes renovables

Hablar de descarbonización es más fácil que ponerlo en práctica. En términos reales, no solo significa la transición hacia otras fuentes de energía, sino inversión en tecnología, investigación, capacitación, cadena de suministro y una nueva forma de ver y entender a la flota. Por lo mismo, se estima que el gasto total de la reinvención energética de la industria sería de unos mil billones de dólares. El estudio de inversión sumatoria para la descarbonización de la industria del shipping “Aggregate investment for the decarbonisation of the shipping industry”, realizado en conjunto entre la University Maritime Advisory Systems (UMAS) y la Energy Transitions Commission (ETC), busca presentar las cifras de inversión y las áreas donde más se necesitan para ajustar el panorama si lo que se quiere es cumplir a cabalidad con la estrategia inicial de la organización marítima internacional, recientemente puesta en marcha con la normativa IMO2020.

Según el estudio, al cual MundoMaritimo accedió de manera exclusiva, la industria debería generar una inversión acumulativa de 50 a 70 mil millones de dólares anuales entre 2020 y 2050 para alcanzar el objetivo de reducir el 50% de las emisiones de la industria marítima en el plazo señalado.

La premisa del informe es que “las ganancias en eficiencia no son suficientes para reducir los gases de efecto invernadero y alcanzar la meta; es necesaria la transición hacia combustibles ‘cero-emmisiones’ y electricidad desde fuentes renovables”.

En qué invertir

El documento revela que la clave está en desarrollar el amoníaco como el combustible cero emisiones para la industria del shipping. “Bajo diferentes suposiciones, el hidrógeno, metanol sintético u otros combustibles podrían desplazar el dominio del amoníaco, pero la magnitud de inversión necesaria no cambiaría significativamente para esos otros combustibles”, lee el informe, que defiende el uso de amoníaco. Junto con la utilización de combustible cero emisiones, es fundamental que la producción de dicho combustible sea sustentable. Por lo tanto, el análisis propone el uso de hidrógeno como la principal fuente de energía para la producción de amoníaco.

Sin embargo, dentro de la nueva cadena de energía que moverá a la industria marítima, el combustible será el menor de los gastos a realizar. Será la cadena de suministro del combustible y su almacenamiento donde habrá que realizar la mayor inversión, representando un 87% del total de inversión necesario para la transición, mientras que apenas el 13% de la inversión realizada sería para las naves en sí.

Dos escenarios

El informe presenta dos escenarios: descarbonización completa al 2050 o 50% al 2050 y el otro 50% al 2070. Los tiempos para alcanzar estos objetivos dependerán exclusivamente de la inversión que la industria haga en la producción de combustible, cadena de suministro, almacenamiento, tecnología a bordo y otros ajustes, de la mano de la restricción de emisiones de gases de efecto invernadero.

Los escenarios, además, presuponen un aumento en la demanda de transportes resultando en un incremento de la cantidad de naves en el tiempo.

Fuente: Mundo Marítimo

 

 

Related Posts

Leave a Comment