Tecnología vs. Gobierno, tarea inconclusa en Chile

Quedé atónito al llegar al aeropuerto Arturo Merino Benítez, en Santiago de Chile, y ver con asombro la batalla campal entre los taxistas, Carabineros y nosotros, los pasajeros, que de una u otra forma, estábamos en el terminal aéreo. Después de salir del tumulto de la protesta, logré tomar un taxi que coincidentemente era de uno de los choferes que protestaba. Y aquí comienza la historia…

“El gobierno es el culpable de todo esto”, comentó el taxista al referirse a la protesta de taxis v/s Uber. Lo único que se me ocurrió decirle fue: “señor, esta pelea usted la va a perder”. El señor, furioso, paró su auto y me hizo bajar. Sin mucho problema tomé mi celular y pedí un auto que demoró exactamente tres minutos.

Querámoslo o no, cada vez hay más roces entre el gobierno y la tecnología, gracias a cambios radicales de paradigmas o a la materialización de temáticas que sólo se veían en películas de ciencia ficción. Estos roces son naturales y es importante verlos como una oportunidad para avanzar como sociedad de manera eficiente y segura. Ahora, ¿por qué nos cuesta tanto regularizar la tecnología a nuestro favor?, ¿cuáles son los desafíos legislativos en relación a la modernización de la industria logística?

Esto no es un problema local reducido a Chile. De hecho, en EE.UU., empresas como Uber, Amazon, Space X, Google, Facebook, Dropbox y Tesla, entre otras, han destinado más de US$40 millones a hacer lobby con el fin de acelerar cambios necesarios en la legislación. Un claro ejemplo fue la ruidosa lucha entre Tesla y las concesionarias de autos que deseaban vender vehículos directamente al cliente final en los estados de Virginia y Nueva Jersey.

El gobierno no está mirando más allá de sus narices. Sigue concentrado en la contingencia, en la oposición, las encuestas y las próximas elecciones. Es necesario un llamado de atención a los legisladores y a la ciudadanía con el fin de buscar, apoyar y premiar a las mentes que entiendan la importancia de legislar acorde con la tecnología y el mundo cambiante.

El gobierno no está mirando más allá de sus narices. Sigue concentrado en la contingencia, en la oposición, las encuestas y las próximas elecciones. Es necesario un llamado de atención a los legisladores y a la ciudadanía con el fin de buscar, apoyar y premiar a las mentes que entiendan la importancia de legislar acorde con la tecnología y el mundo cambiante.

En relación a este punto, me llamó la atención descubrir Todos.cl, un partido político el cual utiliza la tecnología para representar a la ciudadanía. Algo así como un Uber de la política, compuesto por múltiples talentos, tales como el fundador de StartUp Chile, Nicolás Shea, o los candidatos a senadores Gabriel Gurovich y Julián Ugarte, emprendedores exitosos con estudios en Singularity University, quienes ponen sobre la mesa ideas que innovan en base a la tecnología y al “crowd source“.

En el ámbito logístico tendremos que ser igual de cautos con lo que se legisla, porque las aduanas y transportes no terminan de digitalizarse. Chile es el único país en Sudamérica y dentro de los tres en el mundo en el cual la aduana funciona como ente regulador independiente a los transportistas y entes logísticos, regidos por el mismo gobierno que poco le interesa cambiar los asuntos. Porque claro, a simple vista, cada movimiento de papel, firmas o autorizaciones, son dinero. La Aduana de Chile recolecta en multas, documentos con correcciones, faltas de firmas y papeles, varias decenas de millones de dólares por año. Cosa que se podría dejar de recolectar y usar a favor de la inversión que va en pos del desarrollo y de la mano de los importadores o exportadores.

Las soluciones van desde simples firmas digitales, tecnología blockchain o sistemas amigables pensados en el consumidor y en fomentar el crecimiento sin trabas. Sin ir más lejos, el mismo Servicio Agrícola Ganadero (SAG) no ha logrado digitalizar simples procesos de aprobación de certificados en línea, cosa que en países como Colombia y Perú ya se encuentran disponibles a nivel digital. Desde que el Ministerio de Hacienda creó el Sistema Integrado de Comercio Exterior (Sicex), cambió la forma de proceder para todos los ministerios y organismos del Estado, importadores, exportadores, compañías navieras, etc.

Claramente esta creación fue en pos de la digitalización, pero poco han conseguido, ya que desde su inicio, en 2013, no han habido mejoras eficientes pensadas en las partes y su poca digitalización e innovación no ayuda a los miles de emprendedores y empresarios que piden sin éxito menos burocracia, y más decisiones tomadas en base a las necesidades reales de los usuarios y proveedores. Cosa que hoy por hoy está muy dejada de lado.

Tendrán que gritar el señor Paullmann y las familias Del Río por la llegada de Amazon. Quizá ahí puedan escucharnos, a los emprendedores y empresarios del mundo logístico. Pero como dijo Gandhi: “Primero te ignoran, después se ríen de ti, luego te atacan, entonces ganas”. Lamentablemente cuando atacan los taxistas, todos nos vemos afectados. Algunos nos vemos botados en medio de la calle, pero gracias a Dios, existe Uber para que esto solo sea una anécdota.

¡Viva la tecnología!

https://www.americaeconomia.com/analisis-opinion/tecnologia-versus-gobierno-tarea-inconclusa-en-chile

Related Posts

Leave a Comment